Mi padre

Ayer hizo cinco años que perdí a mi padre. Ayer por primera vez no fue un aniversario doloroso. Fue triste, nostálgico… pero pude mirar hacia atrás y recordar mas lo bueno vivido.

Me gustaría rendirle un homenaje. No voy a decir aquello de que fue el mejor padre del mundo porque todos lo son para sus hijos, él fue nada más y nada menos que mi padre, el mío, mi guía, mi espejo, mi ejemplo….

Le recuerdo de niña, serio, severo, a veces incluso distante. Solo el tiempo me hizo ver que no era así…

Le recuerdo despidiéndose en los años de la emigración para ir en busca de oportunidades que su tierra no ofrecía.

Le recuerdo volviendo al poco tiempo porque prefirió vivir con menos que llevarnos a una tierra a la que no se adaptó nunca.

Le recuerdo frustrado y triste por no poder conseguir para sus hijos ese futuro mejor tantas veces soñado.

Recuerdo la primera vez que le vi llorar y el impacto que supuso para mí.

Recuerdo las luchas de adolescencia reclamando una libertad que le asustaba.

Recuerdo su orgullo al llevarme del brazo el día de mi boda, sus lágrimas de emoción al casar a su primera hija.

Recuerdo su ilusión con su primer nieto. Entonces ya estaba enfermo…

Recuerdo su cambio a raíz de su enfermedad, como se volvió más tierno, sensible, como cambió sus prioridades y empezó a vivir disfrutando el momento, ayudando a sus hijos… siguiendo estando ahí…

En realidad no recuerdo ni un solo momento importante de mi vida en que no estuviera… en cada paso que di estuvo a mi lado… en cada paso que doy, sigue estando, en cada decisión que tomo, en cada nuevo reto, le recuerdo y le pregunto, ¿qué hago? ¿y tú que harías?

Ya le recuerdo y sonrío… donde esté, está conmigo. Es mi padre, el mío, MI mejor padre del mundo.

Imagen

A lo largo de l…

A lo largo de la vida, uno va haciendo amigos. Conoce gente desde pequeño, conoce mas mientras crece, en el colegio, en la calle, en la vida… 
Unos vienen, otros se van, otros pocos se quedan para siempre, pero todos, absolutamente todos dejan algo: buenos o malos recuerdos, anécdotas, experiencias…
Dice un dicho que los amigos son la familia que uno elige. No es cierto. Los amigos tampoco se eligen, te los vas encontrando y los vas dejando en diferentes etapas a lo largo de la vida, y a veces los mejores son los que tú no hubieses elegido nunca. 
Cuando un amigo se va, te das cuenta a veces que te quedaste con ganas de decirle muchas cosas, de agradecerle cuando estabas cayendo y no te soltó la mano, las horas que estuvo contigo cuando nadie mas estaba, los buenos ratos, las discusiones absurdas porque era una mala tarde… la vida juntos, en resumen. 
A veces no entendemos por qué, pero se van, unas veces porque no queda mas remedio, otras voluntariamente, o porque la vida les lleva, pero, si como dice otro dicho, a enemigo que huye puente de plata, al amigo con mas razón… la vida es así. 
Solo queda decir, adiós amigo, que seas feliz. Los que nos quedamos recordaremos siempre lo bueno…