¿Hacia donde nos dirigimos?

Hace ya casi dos años que abrí mi cuenta en twitter. Aunque entonces aún no imaginaba las proporciones que iba a alcanzar esta mal llamada crisis, ya incluía en mi bio una pregunta: ¿Hacia donde nos dirigimos?

Hoy empiezo a tenerlo claro. Hacia el abismo mas profundo si nada ni nadie lo remedia…

Basta echar un vistazo a las noticias de este fin de semana: La crisis mata. Esta crisis ya cuenta con víctimas mortales. En León, una madre anciana moría y pocos días después lo hacía su hija discapacitada por falta de atención y cuidados. ¿Por los recortes en la ley de dependencia?

En Barakaldo, una mujer saltaba al vacío ante la inminencia de un desahucio… (Ahora si, los partidos políticos se obligaban a un acuerdo de mínimos para tratar de parar esta barbarie…)

Son los casos mas recientes pero no son los únicos…526 desahucios diarios en el segundo trimestre de este año, y casi seis millones de parados, nos enfrentan a una realidad y un futuro cada vez mas negros.

Y mientras, ¿que hacen nuestros políticos? Entre un gobierno que no empatiza con los ciudadanos y parece despreocuparse de los problemas reales de éstos, mas preocupado por la imagen exterior de la “Marca España” y de agradar a sus acreedores, un principal partido de la oposición enfrascado en luchas internas e intentando salvar los muebles en lugar de preocuparse de hacer aquello para lo que fue elegido y plantar cara a los desmanes del gobierno, unos partidos minoritarios preocupados en pescar votos en el río revuelto del descontento y partidos nacionalistas creando polémicas artificiales sobre soberanismos para tapar la vergüenza de una pésima gestión, los ciudadanos nos sentimos utilizados, manipulados y abandonados a nuestra suerte por aquellos que prometieron ser la solución y se han destapado como uno de los principales problemas y responsables de la actual situación.

Nos sentimos lejanos, desvinculados y ajenos a una clase política que solo se preocupa de nosotros cuando necesita nuestros votos.

Con este desolador panorama, sin nadie en quien confiar, sin carta de navegación, sin timonel… ¿qué nos espera? ¿qué rumbo seguimos? ¿hacia dónde nos dirigimos?

Anuncios