Lo que no te mata te hace mas fuerte.

ImagenHoy voy a dirigirme a ti, que te dices mi compañero. A ti que dices navegar conmigo en el mismo barco, pero que en lugar de arrimar el hombro te limitas a poner palos en mis ruedas.

Voy a dirigirme a ti para decirte que tu estrategia no funciona, que lo que tú piensas que me hunde, es lo que consigue mantenerme a flote. Que tu continuo ataque es lo que me hace levantarme cada día… Que tus críticas, a pesar de que tú sabes el por qué de algunas decisiones, me reafirman en que tengo razón y estoy actuando de la mejor manera. Que tus continuos mensajes negativos me convencen de que tomé la decisión correcta.

Que tu sarcasmo, tus malas artes, me animan a seguir porque me hacen ver que no lo hago tan mal cuando tanto te empeñas en destruirme…

Seguramente lo que hago se podría hacer de otra manera. Seguramente también se podría hacer mejor… conozco perfectamente mis limitaciones… pero al menos yo lo hago, yo trabajo mientras tú criticas. Yo me muevo mientra tú esperas para ocupar mi puesto. Me acusas de inactividad pero te niegas a conocer (y reconocer) mi trabajo.

Dices que no actúo y aunque te he pedido muchas veces tu colaboración siempre has dado la callada por respuesta.

Hablas donde no debes pero no me enfrentas, no me rebates ni presentas alternativas. Te limitas a observar esperando mi caída.

No se que va a pasar. No se si voy a conseguir mis objetivos. Tú te ríes señalando mis pies de barro. 

No se si conseguiré mantenerme, no se si llegaré al final. Si se que tú no eres mi compañero. Los compañeros luchan juntos, se apoyan mutuamente, se hacen las críticas cara a cara, constructivamente.

Se también que lo que no me mata me hace mas fuerte y tú no tienes fuerza para matarme. Que saldré fortalecida.

Gracias por eso…

El derecho a estudiar aunque no tengas dinero.

ImagenParece estar calando la idea de que becario = vago. No es cierto. Precisamente, quien depende realmente de una beca es quien mas se esfuerza porque sabe que si la pierde se quedará fuera.

¿Sabe o se imagina siquiera el ministro Wert la angustia de un estudiante becado hasta que por fin conoce sus notas y sabe si obtiene el derecho a beca el curso siguiente? Yo si, porque lo vivo cada curso.

¿Se imagina siquiera el ministro Wert qué significan las palabras esfuerzo y responsabilidad? Lo dudo… sin embargo un estudiante becado si las conoce.

Vaya Sr. Ministro y pase un tiempo con un chico de 20 años que con una beca mínima estudia lejos de su casa conociendo el sacrificio de los que se quedan para que él pueda estar ahí. Entonces entenderá el significado de responsabilidad.

¿Significa eso que no haya quien no valora y desaprovecha lo que se le ofrece? Por supuesto que no, pero al menos por donde yo me muevo el número es tan poco significativo que hasta pasan desapercibidos.

Que se intente hacer valer la idea de que el ahorro tiene que venir de recortar precisamente en las becas en las que miles de jóvenes basan su esperanza de futuro es como mínimo vergonzante. Yo diría que incluso roza el delito porque no deja de ser un nuevo robo a los que menos tienen.

Que desde algunos medios digan que hay que revisar la política de becas porque las chicas las utilizan para operarse las tetas y no para estudiar es, además de vergonzante, un ejemplo del desconocimiento de la situación real de las familias, y de la poca vergüenza que tienen algunos defendiendo lo indefendible.

Que en un país donde políticos y banqueros se han enriquecido ilegalmente a costa del dinero público, donde la Casa Real se ha destapado casi como una “familia” de la mafia siciliana, donde la justicia es ciega, pero como bien dice un buen amigo solo de un ojo porque solo funciona en una dirección, me parece que intentar vender el recorte en Educación y el cambio en la política de becas como “necesario” es un nuevo ejemplo de que nos toman por idiotas y nos tratan como borregos que se van a conformar con lo que caiga porque no tienen capacidad de reacción.

Pero se equivocan, esta vez reaccionaremos. Esta vez no vamos a consentir que se salgan con la suya.

Esta mañana un artículo de opinión en un periódico digital lanzaba la perla de que “Wert vuelve a desatar la ira de los necios.” Si señor “periodista”, soy una necia y estoy indignada. Porque el único capital que realmente tiene el ser humano es la educación adquirida, el único que pase lo que pase, y sean cuales sean las circunstancias a las que tenga que enfrentarse en la vida, nunca va a perder. El Derecho a la Educación es un Derecho Humano Fundamental, y ni usted ni el ministro Wert son quienes para insinuar siquiera que no puedan nuestros hijos optar a él por el único motivo de no poder pagar.

“EL PEOR ENEMIGO DE UN GOBIERNO CORRUPTO ES UN PUEBLO CULTO.”