Si se puede

Rajoy, en su visita a los EEUU, dijo en relación a las protestas del barrio de Gamonal, que esperaba que estas terminasen pronto porque el pueblo español había ya demostrado estar a la altura de las circunstancias en esta situación complicada.

Tenía razón Rajoy, y se equivocaba también. Tenía razón en que el pueblo ha demostrado estar a la altura: el pueblo español, Madrid, la Marea Blanca ha estado a la altura. Mucho. Incluso muy por encima de esa “altura”.

No se ha rendido, ha luchado, aguantado, sufrido… todo tipo de presiones, amenazas, intentos de humillaciones… pero ha demostrado que quien resiste gana. Que esa “Marea Blanca” no se ha quedado en una olita, como decía Lasquetti, sino que ha sido un tsunami que ha arrastrado al mismísimo consejero que ha tenido que presentar su dimisión, y al afán privatizador del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Y al del PP… y al de sus amigos que se frotaban las manos pensando en los beneficios que les reportaría.

Evidentemente no hay que bajar la guardia, volverán a la carga. Volverán a intentarlo, no creen en lo público.

Pero ahora ya saben a qué se enfrentan, ahora el pueblo sabe que sí se puede, que unidos, de la mano, confiando en la justicia (que afortunadamente no han conseguido manipular del todo) PODEMOS. Y aquí es donde se equivocaba Rajoy: las protestas no van a parar: lo ha demostrado Gamonal, lo ha demostrado la Marea Blanca, Cospedal ha tenido que tragarse el sapo de la readmisión de 500 interinos despedidos irregularmente… Se puede, claro que se puede… Y solos. Con los partidos políticos al margen, alguno apoyando pero en segundo plano. Con los sindicatos convencionales también fuera… Es el triunfo de los ciudadanos, de la calle, de la gente… del pueblo. El pueblo unido por encima de ideologías, solo buscando justicia. Las protestas no se van a acabar, al contrario, van a arreciar, porque se ha ganado solo una batalla. Ahora hay que ganar la guerra. ¡¡¡SE PUEDE!!!

Incoherencia

 Ayer, critiqué duramente la actitud populista e hipócrita de José Antonio Monago, Presidente de la Junta de Extremadura al buscar siempre el titular fácil con frases grandilocuentes y casi siempre contrarias al ideario de su partido, que antes o después tiene que rectificar. En su afán de estar continuamente en la prensa, su equipo de marketing suele preparar sus discursos con anuncios que después no suele cumplir, y que en el caso de que lo haga son cosas tan insignificantes que raramente tienen repercusión en los ciudadanos pero sí en prensa, lo que por otra parte es el objetivo. Lo hizo con el anuncio de que el IVA cultural en Extremadura no se incrementaría, o anunciando un nuevo cheque-bebé, o deducciones a los viudos, o… cientos de propuestas que luego no se llevan a cabo o afectan a tan pocos ciudadanos que son totalmente irrelevantes. La realidad es que Extremadura es la segunda región con la tasa de paro más alta, que los pensionistas no han recibido lo que han pagado de más en el copago de medicamentos, que la renta básica en la Región solo la han cobrado diez (10) familias desde agosto, o que muchos jóvenes tienen dificultades para seguir con sus estudios debido a al recorte en becas y la subida de tasas.

La última “cruzada” de Monago parece ser la ley del aborto. Tras decir en su discurso de Fin de Año que nadie puede obligar a una mujer a ser madre, ha hecho un recorrido triunfal por los medios de comunicación, para terminar votando en la tarde de ayer en contra de dos propuestas que pretendían la retirada de la ley presentadas en la Asamblea de Extremadura por PSOE e IU.

Monago es un ejemplo de político que gobierna a base de titular, de demagogia, de mentiras. Un ejemplo claro de que lo importante es estar siempre en el candelero, que hablen de uno aunque sea mal, de cómo sacar provecho a la foto…

No es Monago el único que parece actuar de ese modo… Hoy, hemos asistido al caso de otro político regional, en este caso socialista y de Madrid, que tras defender contra viento y marea la democracia interna dentro del PSOE, de convertirse en el adalid de las primarias a la francesa, ahora quiere renunciar a las mismas dentro del PSM. Tomás Gómez se salta a la torera todo lo que ha venido defendiendo, y con el argumento de que su liderazgo está consolidado, dice no tener intenciones de celebrar primarias en su federación.

¿Por qué? ¿Qué teme? ¿Era acaso todo una pose para estar en el “candelero” político? ¿La democracia interna vale a nivel nacional pero no para los socialistas madrileños? ¿Esta es la manera que tiene Tomás Gómez de luchar por la regeneración del PSOE? ¿O quizá él solo hablaba de la “regeneración” de Rubalcalba pero no de la suya? ¿Dónde están ahora esos que continuamente en las RRSS le ponían como ejemplo de socialista comprometido y demócrata? ¿No tienen ahora nada que decir? ¿No se dan cuenta los políticos que con estas actitudes no contribuyen para nada a la recuperación de la confianza de los ciudadanos? ¿Qué esta aparente defensa de sus intereses particulares y partidistas es junto con la corrupción desaforada y los privilegios a los políticos una de las causas de la desafección ciudadana? ¿Por qué no se dan cuenta que los ciudadanos queremos políticos coherentes con sus ideas, con sus discursos, con sus programas?…. ¿Por qué no se dedican a hacer aquello para lo que presuntamente están que es defender los derechos de los ciudadanos? ¿No se dan cuenta de que el mejor modo de mantener su estatus y su puesto es justamente lo contrario de lo que están haciendo y que si trabajaran por y para la gente no tendrían peligro de perderlo?

Termino de escribir estas líneas y veo en el diario Público que hoy Tomás Gómez ha vuelto a hablar sobre el tema. Ahora dice que sí, que primarias sí, pero en toda España a la vez… donde dije digo, digo Diego. Parece haberse dado cuenta de su metedura de pata de ayer… una nueva vuelta de tuerca a la incoherencia, al titular fácil, al discurso ajustado a la circunstancia. 

Los ciudadanos pedimos coherencia, pedimos honradez, queremos transparencia… y visto lo visto ninguno de los dos ejemplos que he puesto parecen ser válidos…

 

http://www.luisml.es/257430968

¿Será que sufrimos el Síndrome de Estocolmo?

 

Acabo de leer que el Gobierno ha vuelto a indultar a un conductor condenado por atropellar voluntariamente a dos peatones. Lo hace solo unos días después de que el Tribunal Supremo anulase el indulto al kamikaze condenado a trece años por causar la muerte  de un joven en Valencia por circular en dirección prohibida. Es el último de una serie de indultos que el Gobierno parece regalar a discreción…

Empiezo a pensar que en lugar de políticos responsables y comprometidos, estamos en manos de una panda de psicópatas que disfrutan acosando a los ciudadanos y sin embargo no dudan en legislar a favor de corruptos y asesinos… Parecen divertirse tensando la cuerda, probando nuestro aguante mientras miran, cual Nerón desquiciado como arde todo a sus pies.

Hacen y modifican leyes cuyo único fin parece ser el de llevarnos de regreso a la época mas negra de nuestra reciente historia:

Una ley de Seguridad Ciudadana que poco tiene que envidiar a la Ley de Vagos y Maleantes del antiguo régimen. Una ley del aborto que nos hace pasar de la vanguardia legislativa al mas oscuro ostracismo en Europa en lo que a derechos de la mujer se refiere. Leyes que blindan a bancos y banqueros ante la justicia mientras se criminaliza a los estafados por estos. Otras que protegen a políticos corruptos mientras a los ciudadanos que sufren sus consecuencias se les intenta arrebatar hasta el derecho a manifestarse.

No les importa cambiar leyes y mentir a los jueces para salvaguardar sus intereses y los de los suyos. El último ejemplo ha sido el modo en que se han adaptado algunas normas para que la hija del rey no pueda ser imputada y juzgada como cualquier otro ciudadano. O el caso Blesa, donde al final el que ha tenido que responder ante la justicia ha sido el juez Elpidio Silva que intentaba desenmarañar el entramado de corrupción de Caja Madrid.

Se llenan la boca diciendo que la justicia es igual para todos pero nos demuestran cada día que unos son mas iguales que otros para la misma.

Vemos como cada día mas gente sobrevive en la miseria mientras el número de ricos y delincuentes impunes aumenta de manera vergonzante.

Vemos como el Gobierno incumple por sistema su programa electoral pero, ya no solo es que nadie pague, es que ni siquiera piden disculpas. Basta decir que no hay mas remedio y aquí no pasa nada.

En nombre de la mal llamada crisis desmantelan leyes como la Ley de Dependencia, ley que en la que nunca creyeron y que intentaron boicotear, y en muchos casos lo hicieron en las comunidades en las que ya gobernaban, y que durante los dos años del actual gobierno ha recibido ya la puntilla final.

O como la Ley de Memoria Histórica, a la que despojaron de toda dotación económica dejándola en el limbo de los olvidados, porque según dicen no permite el olvido y el perdón, cosa que si permiten las declaraciones insultantes y vejatorias por parte de miembros de NNGG o del PP en televisiones de la extrema derecha… y que una vez mas pasan sin que nadie asuma responsabilidades.

Cada día conocemos un nuevo caso de banquero que hunde bancos o cajas de ahorro, y como “castigo” recibe una auténtica fortuna como indemnización o una jubilación millonaria. O como ex-presidentes de gobierno o ex-ministros cobran cifras astronómicas como consejeros en empresas eléctricas, que casualmente han sido beneficiadas por las políticas energéticas de sus respectivos gobiernos, mientras el trabajador sufre una nueva vuelta de tuerca en la Reforma Laboral, mientras se congela el salario mínimo y se pierde poder adquisitivo en las pensiones. Mientras obligan a un nuevo copago hospitalario que sumar al ya sufrido farmacéutico y se eleva el porcentaje a pagar por los pensionistas.

Todo ello cuando además se aumenta la subvención a los partidos políticos porque 2014 es año electoral.

Como decía al principio, tengo la sensación de que nuestro destino depende de un montón de psicópatas que disfrutan destruyendo todo lo conseguido gracias al esfuerzo de generaciones, que gozan haciendo sufrir…

¿Hasta cuándo aguantaremos? ¿Lo pensaremos mejor la próxima vez que metamos nuestra papeleta en una urna? ¿O daremos la razón a las encuestas? ¿Será que sufrimos el Síndrome de Estocolmo?

 

http://www.luisml.es/257430968