Gaza

imagen_485_636

No pensaba escribir del tema de Gaza. No creo estar lo suficientemente informada y prefería no hablar de lo que no sé. Pero como ciudadana no puedo permanecer indiferente y creo que desde mi ignorancia puedo opinar de lo que veo y sin analizar las causas voy a contar solo lo que pienso y siento cuando veo las noticias que no dejan de llegar de Gaza. Cada una peor y más espeluznante que la anterior. Es una guerra desigual, bombas contra piedras… la evidencia está en las víctimas: más de 1000 palestinos muertos -200 de ellos son niños- frente a 36 víctimas del lado israelí.
No entiendo esta barbarie. Y la entiendo menos desde el conocimiento histórico de los antecedentes del pueblo judío. No entiendo como un pueblo que fue terriblemente masacrado reproduce ahora la masacre en sus vecinos.
Ante lo que a ocurre en Gaza yo no puedo ser neutral. Israel está ocupando y exterminando a un pueblo indefenso, sin medios, cada vez mas confinado en un menor espacio. Está atacando sus hospitales, no tienen ya ambulancias que trasladen heridos. Los niños son utilizados como blanco y tratados como terroristas. Ya no tienen agua para beber mientras los colonos israelíes se jactan de seguir regando sus jardines.
Es vergonzoso el silencio de la comunidad internacional ante la masacre indiscriminada que está ocurriendo en Gaza. ¿Dónde está Obama con su premio Nobel de la Paz? ¿Qué hace la ONU que no interviene? ¿Por qué el mutismo de la UE?
Israel es visto por la opinión pública mundial como un asesino que mata sin piedad y sin razón con una crueldad imposible de entender pero cuenta con la condescendencia de la comunidad internacional. Se irá de rositas, a pesar de la dureza de las imágenes que deja este conflicto… y que las redes sociales se encargan de amplificar y hacer llegar a donde hasta donde nunca llegaron…
Pero Israel quedará impune una vez más, incluso a pesar de la noticia que corre por las redes de que un policía israelí desmiente, después de la tragedia y la barbarie, que el asesinato de los jóvenes que sirvió de excusa para esta guerra de la sinrazón no fue cometido por miembros de Hamas.
En cuanto a la difusión de imágenes… ¿es verdaderamente necesario enseñar ciertas cosas? ¿No había la prensa decidido autocensurarse a partir de los atentados del 11S y no emitir imágenes de víctimas? ¿Por qué ahora se enseñan cadáveres de niños? ¿Y de familiares abrazándolos horrorizados? ¿Es que hasta en eso las víctimas palestinas valen menos? ¿Es necesario para convencernos de la verdadera magnitud de la barbarie o es solo cuestión de audiencia?

¿Cómo se atreven a decir eso?

RUEDA DE PRENSA TRAS EL CONSEJO DE MINISTROS

Hacía tiempo que no escribía, y no precisamente por falta de temas para hacerlo sino por todo lo contrario. Son tantos y tan diversos los que surgen todos los días, que no da tiempo a procesarlos todos para decidir sobre cual hacerlo. 

Desde que hace un par de días vi por televisión la noticia de la suspensión de la condena en espera de indulto a dos sindicalistas, Carlos y Carmen, por haber participado en piquetes durante la última huelga general me rondan varias cosas por la cabeza. 

Es ilógico que en un país “democrático” como el nuestro, dos personas puedan verse en esa situación por ejercer un derecho. Porque eso es lo que hacían, ejercer su derecho a la huelga e informar a otros ciudadanos precisamente de eso. De cuales son sus derechos.

Ante la mirada siempre sesgada de este gobierno estaban haciendo lo contrario, impedir el derecho al trabajo de aquellos que querían ejercerlo. Y por eso una condena ejemplar: tres años de cárcel.

Como diría el actual embajador en Londres y miembro destacado del partido del gobierno, manda huevos.

Manda huevos que los mayores destructores de derechos de la historia reciente de este país digan eso.

Que esos a los que han bastado apenas tres años para demoler el trabajo y el esfuerzo de todos durante décadas, digan eso.

Que los que intentar impedir nuestro derecho a la libertad de expresión con su ley mordaza, los que tratan de limitar el derecho de reunión y manifestación con una ley de seguridad ciudadana que parece traída de otras épocas, digan eso.

Que los que niegan el derecho a la educación a miles de jóvenes con su subida de tasas universitarias, con sus recortes de becas, con su propósito de reducir la duración de los grados universitarios a tres años (en un claro avance hacia la privatización de las universidades), los que con sus proyectos de aumento de la ratio por clase y la no contratación de interinos evitan que se mantenga la calidad de la educación. Los que avanzan hacia el pago completo del transporte escolar… se atrevan a decir eso.

Que los que nos recortan el derecho a universalidad de la sanidad con sus cierres de camas hospitalarias en verano, con sus repagos farmacéuticos y hospitarios, los que han eliminado el transporte sanitario gratuito, los que estudian cobrar la comida en los hospitales, los que quieren cobrar la quimioterapia, los que huyen de los plenos por no escuchar a los padres de niños con cáncer digan eso…

Que los que niegan el derecho a una vida digna a los dependientes mutilando la ley de dependencia hasta dejarla irreconocible, los que van a quitar el derecho a ella a los dependientes de grado I, digan eso.

Que los que van a quitar a las mujeres el derecho a decidir sobre su cuerpo y su maternidad digan eso.

Que los que han hecho una reforma laboral en la que el único objetivo era dejar al trabajador sin derechos, condenándolo a la precariedad y la miseria, que los que condenan a los parados a la exclusión y la indigencia, digan eso.

Que los que quitan a los pensionistas el derecho a una vejez digna con una pensión digna en pago al sacrificio y cotizaciones de décadas de trabajo, digan eso.

Que los que quitan a miles de niños el derecho a la única comida que hacían al día al no permitir que los comedores escolares sigan abiertos durante el verano digan eso.

Que los que nos mienten y humillan y nos toman por idiotas y se ríen en nuestra cara con su sonrisa cínica en cada comparecencia pública, digan eso.

Volviendo a su forma de ver el “delito” que los sindicalistas han cometido, si ellos por “impedir” un derecho en un día y una circunstancia puntual merecen tres años de cárcel, ¿qué condena habría que imponerles a estos trileros, ladrones por la forma en que impiden ejercer nuestros derechos? ¿hay en España un tribunal con capacidad para hacerlo? ¿o tendremos que recurrir a tribunales internacionales? O lo que es mas probable ¿se irán de rositas como acostumbran? Desgraciadamente, así será….