Regreso al futuro.

10590534_10203738458636192_2547278532826147079_n

¿Recordáis la película Regreso al Futuro? En ella el científico loco le ofrece al protagonista la oportunidad de volver al pasado montado en un coche para cambiar el momento exacto en que ocurrió algo que tendrá consecuencias negativas en el futuro… Pues bien, yo ahora querría disponer de ese coche, querría tener la oportunidad de volver al pasado, de volver a aquel día en que los españoles votamos (votaron) mayoritariamente al Partido Popular, y cambiar aquel día y los que lo precedieron.

Esa victoria electoral está teniendo consecuencias pésimas en nuestro presente y si no lo evitamos las tendrá en nuestro futuro. Desde ese día empezamos un lento pero imparable regreso al pasado que casi sin darnos cuenta nos está haciendo perder derechos y logros que creímos que ya eran nuestros porque sí. En realidad no porque sí, sino porque los habíamos peleado, nosotros y los que nos precedieron.

Desde ese día hemos ido viendo como se desmantelan servicios que a la vez son derechos constitucionales como la Sanidad, la Educación o la Dependencia, como reducen nuestros derechos laborales, nuestra libertad… pero no es a eso a lo que quiero referirme hoy.

Hoy quiero hablar de las consecuencias que de ese resultado electoral estamos sufriendo las mujeres. Este fin de semana una chica fue violada en Málaga por un grupo de salvajes que además grabaron el hecho vídeo. En cuanto se conoció la noticia la mayoría de la sociedad condenó la salvajada cometida y las redes sociales echaron humo condenando lo ocurrido. Pero he aquí que precisamente el alcalde de Málaga (del Partido Popular) hace unas declaraciones cuanto menos comprometidas en las que relativiza y quita importancia a lo ocurrido.

Tras 16 horas de silencio, este “personaje” se descuelga diciendo que cada cada año hay más de mil violaciones en España y que no se puede poner un policía tras cada ciudadano. Me hubiera gustado saber que hubiera dicho si la víctima hubiese sido su hija.

Al mismo tiempo el Ministerio de Interior publica en su web una serie de “consejos para evitar violaciones” que en algunos casos roza incluso lo excéntico por no decir lo ridículo. Entre ellas, que se cierren las cortinas, que las mujeres no salgamos solas a la calle, o comprar un silbato para ahuyentar al delincuente… y otras lindezas del tipo de “evita hacer auto-stop, o no subas a un ascensor si hay un desconocido”. Después de leer esas recomendaciones no me queda claro que lo que se persiga no sea crear miedo en lugar de evitar los ataques, a la vez que culpabilizar a las mujeres y eludir responsabilidades.

Tengo la sensación de que lo próximo será decirle a la víctima aquello de “Tú te lo has buscado por salir a la calle con esa falda y ese escote”… Y tengo también la sensación de encontrarme ante un nuevo episodio de la serie “La mujer con la pata quebrada y en casa ocupándose de sus labores”.

En el particular viaje al pasado emprendido por el gobierno machista y misógino que nos ha tocado las mujeres nos llevamos la parte del león. El recorte en derechos laborales afecta de manera más sangrante a las mujeres, aumentando la desigualdad en los sueldos, dificultando cada vez más la oportunidad de acceder a puestos de responsabilidad… la desmantelación de la Ley de Dependencia ha obligado de nuevo a las mujeres a ocuparse casi con exclusividad de sus parientes discapacitados y vuelve a dificultar su acceso al mundo laboral. Con la reforma de la Ley del Aborto intentan negarnos el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra maternidad… el recorte en políticas de prevención contra la violencia machista, el nuevo lenguaje asumido incluso en la prensa donde se habla del número de mujeres fallecidas en lugar de mujeres asesinadas, todo eso va contra la libertad y la dignidad de las mujeres, y muchas, demasiadas lo continúan pagando con su vida.

Por todo esto yo quiero regresar al futuro. A ese futuro en el que a pesar de tener que pelear por la plena igualdad teníamos ya un buen trecho del camino recorrido. A ese futuro que nos están obligando a abandonar a pasos agigantados y hasta ahora casi, casi sin darnos cuenta. A eso futuro por el que vamos a seguir peleando sin flaquear. A ese futuro en que la igualdad sea real, sea de verdad, se dé por descontada.

1408426369

Pilar Manjón y el negro de la Casa Blanca

IMG_20140801_130914 IMG_20140801_131046

Ayer Pilar Manjón llamó negro a Obama. (Una obviedad). E insultó a su mujer (reprochable). Ayer Pilar Manjón tuvo un mal día. O no. O simplemente se cansó de ser políticamente correcta y puso voz a lo que tantos y tantos pensamos. (Yo misma he pedido la retirada del Nobel de la Paz al Presidente de los Estados Unidos). Quizá con su tweet puso voz a los sentimientos de tantos que nos indignamos cuando leemos y vemos imágenes de lo que está ocurriendo en Palestina, y cuando nos enteramos como a pesar de las más que tibias condenas por el genocidio, los gobiernos occidentales siguen vendiendo armas a Israel.

Armas que destruyen un país, derriban hospitales, colegios, viviendas. Destrozan familias, aniquilan personas… no distinguen entre niños inocentes, ni ancianos…

Dicen algunos que ese tweet fue desproporcionado, que destila odio, que un personaje público debe ser más cuidadoso…

Yo jamás consideré a Manjón un personaje público. Para mi Pilar Manjón es solo una víctima mas del terrorismo. Pero una víctima que desde el principio fue atacada, insultada, amenazada por parte de muchos intolerantes que no le perdonan el no quedarse en casa llorando y luchar por defender la memoria de su hijo y las otras casi doscientas personas que se dejaron la vida en los atentados del 11M. Que no le perdonan que no tragara con la rueda de molino de las conspiraciones y luchara por saber la verdad.

Por los mismos que hoy celebran el cierre de su cuenta de twitter por irrespetuosa pero que han estado callados cuando las faltas de respeto las recibía ella y cuando los insultos y las amenazas iban dirigidos a ella.

Esos que decían dudar de su dolor, y de sus motivaciones para su lucha. Los que la acusaron de beneficiarse de su condición de madre de víctima para lograr notoriedad.

Los que por razones ideológicas la consideran menos víctima que a otros mientras aplauden a ciertos colectivos y representantes políticos cuando acusan a Zapatero o Rubalcaba de ser cómplices de ETA. Los que se callaban mientras esos políticos utilizaban (y utilizan) a las víctimas electoralmente.

Los que solo respetan la libertad de expresión cuando lo expresado coincide con sus propios planteamientos.

Esos son los que se alegran de la retirada de Pilar Manjón de twitter.

Mientras escribo esto leo que no fue twitter quien cerró la cuenta sino la propia Pilar. Si es cierto, el gesto la honra más. Se equivocó y se retira, otros ni siquiera piden disculpas.

Espero Pilar, que vuelvas.